Realmente causa un fastidio la existencia de personas que gozan de una gran "habilidad" para mentir. El descaro ya la frescura los caracterizan.

En todo tiempo y espacio, la verdad es mucho mejor a pesar de que pueda incomodar o generar un estado emocional no deseado. Sin embargo, no tienen la valentía de decir las cosas como son. 

Han perdido la facultad de la sinceridad. Aunque sí poseen el "arte" del cinismo, de querer hacer pasar algo falso como si fuera cierto.

Sus palabras y sus acciones se encuentran disociadas. La consecuencia está ausente. Su vida abigarrada de mentiras. Y muestran una pobreza mental.


 
Top