Por Jonathan Malca


No soy católico pero es admirable que el tantas veces criticado Papa Benedicto XVI sea consciente que ya no está a la altura de su encomioso cargo. Las luchas que realizó para limpiar a la Iglesia católica de los casos de pedofilia y las denuncias de malversación de fondos en el Banco del Vaticano no fueron suficientes.

"En el mundo de hoy es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”, expresaba Joseph Aloisius Ratzinger durante un cónclave de cardenales realizada hoy. De esta manera, anunciaba su retiro del Pontificado y pedía perdón por todos sus defectos ante la mirada absorta de los creyentes.

El 28 de febrero Benedicto XVI se convertirá en el cuarto pontífice que renuncie al Ministerio Petrino. Anteriormente fueron Gregorio XII (1515), Celestino V (1294) y Benedicto IX (1045).

 
Top