Este 23 de abril es el Día Internacional del Libro. Y entre las campañas que se realizan en pro la lectura se encuentran las promociones que brindan las cadenas de librería de Lima.  Esta semana competirán en ofertas para afrontar los bajos niveles de compra del consumidor peruano.

El Perú es uno de los países con el menor índice de lectura  en Latinoamérica en el 2012 según el "Boletín estadístico del libro en Iberoamérica" del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

Solo el 35% de los peruanos lee y la mayoría lo hace a través de los medios impresos.  En Argentina, el nivel de lectoría alcanza es del 55% de su población.


Fuente: Boletín estadístico del libro en Iberoamérica - CERLAIC (Agosto 2012)

Los periódicos tienen como principal consumidor a la población peruana (71%) que lidera a la región hispanohablante, seguida por los dominicanos con un 49%. El tabloide Trome es el que registra más ventas en todo Iberoamérica, un promedio de 630mil ejemplares por día, alcanzando picos de 750mil.

En cuanto a publicaciones de largo aliento, solo el 23% de los peruanos compran  libros; este porcentaje es sobrepasado por los mexicanos con un 59%.

Afrontando la realidad

El 2,8% de la población peruana es analfabeta, según un estudio del INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática) efectuado en el segundo gobierno de Alan García. El expresidente, al término de su gobierno, indicó que "el Perú está libre de analfabetismo", aunque este cálculo ha sido cuestionado por la actual ministra de Educación Patricia Salas.

Además existe una gran cantidad de personas que sabiendo leer no leen, son los denominados analfabetos funcionales (26%), este porcentaje data de la encuesta “Hábitos de lectura y ciudadanía informada en la población peruana-2004” llevada a cabo por la Biblioteca Nacional del Perú y la Universidad Nacional de Ingeniería. Son escasas las investigaciones sobre estos ámbitos por parte del Estado. 


Es necesario que haya condiciones esenciales para que el índice de lectores aumente. Hace falta que se forje una cultura del lector, que las personas entiendan cuan importante es leer no solo para su desarrollo gnoseológico - espiritual sino también para que esté más informado de su entorno económico, social y político, al tener en cuenta los diversos puntos de vista existentes y  así tome mejores decisiones.

Fomentando la lectura

La mayoría de peruanos no lee. Y se pretende cambiar este panorama. Por ello, tanto el Estado como la empresa privada vienen realizando distintos tipos de campaña para fomentar la lectura.

Una de las iniciativas es la reciente aprobación de la Ley del Sistema Nacional de Bibliotecas, la cual favorece el acceso de todos los peruanos a  las bibliotecas públicas del país.

Así mismo, el "Plan Lector", creado durante el gobierno de Alejandro Toledo y continuado por Alan García y Ollanta Humala, se viene desarrollando en las instituciones educativas como estrategia pedagógica que organiza y orienta la práctica de la lectura. Editoriales  como Santillana han apoyado esta medida. Seguidamente, el diario La República y El Popular vienen difundiendo distintas series de lecturas en la colección "Yo leo - Plan Lector". Anteriormente El Comercio, Perú 21, entre otros medios publicaron diversas obras.

Cada vez hay más espacios que acogen a los libros y a los lectores, no solo en los colegios y en las universidades sino también impulsadas por las municipalidades y los centros culturales. Una de las últimas en inaugurarse, en la capital, fue la  biblioteca “Guillermo Lohmann Villena” del Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores.  
 
Nueva biblioteca del Ministerio de Relaciones Exteriores
En los últimos años, la mediana empresa está invirtiendo en el rubro de la producción editorial. Nuevas casas editoriales apuestan por los escritores nacionales. Las ferias de libro son cada vez más seguidas. Sin embargo, es menester que haya una oferta de libros a precios accesibles para todos. Los altos costos de las obras son una barrera para incentivar la lectura.

El Estado ausente

En el presente año, el Presupuesto General de la República destinó al sector educativo el 15,5% de un total de más de 108mil millones de soles, este porcentaje se distribuye entre los niveles de gobierno nacional, regional y local. 

Sin embargo, este monto no se siente en las bibliotecas de las universidades públicas se encuentran prácticamente abandonadas por las autoridades, son escuetas las inversiones en sus instalaciones y en la adquisión de nuevos libros, la cual no está a la altura de la demanda de los estudiantes.

El presupuesto que el Estado asigna a los fondos editoriales de las universidades es irrisorio. En el caso de la UNMSM, en el 2006 fue de seis millones de soles, y el 50% lo sustentó por medio de sus recursos propios para la investigación (prácticamente olvidada por el tesoro público) y la publicación de los conocimientos que producen, las cuales se ven limitadas a una cierta cantidad anualmente.

Inauguración de una biblioteca en un colegio parroquial en Arequipa

En el interior del país, en "el Perú profundo", la situación empeora ya que las bibliotecas de las escuelas se encuentran en pésimos estados de conservación, los pocos libros que tienen terminan hongueados o apolillados. Las bibliotecas públicas del país, los centros coordinadores regionales y bibliotecas provinciales prácticamente han sido relegadas de la bonanza del crecimiento económico.

Por más leyes que se aprueben, las iniciativas del sector público y privado no se realizarán con eficacia si es que no se invierte en las infraestructura de los ambientes, que lleguen a ser dignos de un ser humano; en el aumento  de la cobertura de los locales de lectura a nivel nacional, en las urbes y en las provincias para que más peruanos puedan acceder a los textos; en las estrategias para disminuir el analfabetismo;  y en hacer ver a los niños, a los jóvenes y a los adultos desde sus centros de estudio y de trabajo que los libros son los mejores amigos del hombre con el apoyo de los medios de comunicación que verdaderamente estén comprometidos con el desarrollo de la educación en el Perú.
 
Top