El nuevo look del emblema sanmarquino: Perrovaca


En la mañana del sábado en el campus universitario de la Decana de América se produjo un incidente. Unos jóvenes estaban llevándose a Perrovaca. Este hecho alarmó a los sanmarquinos que pensaron lo peor, ¿acaso era un secuestro?, ¿era posible que las autoridades tengan que ver en algo ?, ¿tal vez los de San Fernando necesitan un nuevo conejillo de Indias?, ¿alguna universidad tenía en mente hacer una panchada? Las miradas de los estudiantes continuaban desconcertadas por la inusual situación.

El variopinto panorama de preguntas a modo de respuestas fue incrementándose conforme avanzaban las horas, hasta que… al son de un fuerte ladrido las preocupadas caras giraron de manera simultánea en búsqueda de la fuente de origen de aquella tan familiar “voz”. Era Perrovaca que regresaba acompañada por las mimas personas que horas antes se la había llevado; pero ahora, la rechoncha amiguita lucía un nuevo corte de pelo, un hermoso atuendo bicolor con las respectivas iniciales de la Cuatricentenaria, y una elegante bufanda roja. Todo ello le daban una nueva y mejor imagen. Perrovaca estaba renovada, cualquiera que la vería pensaría que por su vestimenta se había aburguesado o peor aun se había vuelto caviar... Cuando los estudiantes llegaron de la veterinaria indicaron que al llevarse a Perrovaca los alumnos pensaban que se la estaban robando.


Perrovaca se ha convertido en un verdadero ícono sanmarquino, amado y respetado por todos, compañera de interminables huelgas, tanto internas como externas; musa de distintos memes, y hasta solemos llevar su imagen en alguno que otro pin. Sin duda, ella es la auténtica merecedora de este sitial que cualquier autoridad sanmarquina envidiaría poseer; en consecuencia, no deberíamos evadir la responsabilidad de velar por su cuidado, esto último a modo de llamada de atención a los estudiantes, ya que todo este cambio provechoso no fue gratuito, se había realizado previamente un evento para costear los servicios que iba a recibir nuestra fiel amiga, además de los canes que viven en la ciudad universitaria. Consiguieron algunas pocas monedas que no cubrían el gasto total. Esperemos que para la próxima ocasión los universitarios se muestren mucho más solidarios.

Se saluda la iniciativa y el esfuerzo de la gente que se organiza para el cuidado de Perrovaca y compáñía.
 
Top