Comedor universitario de San Marcos


El miércoles 18 de diciembre fue el último día que atendió el comedor de la Ciudad Universitaria de San Marcos. Y lo que llamó la atención entre los comensales fue que se repartieron tajadas de panetón y todinito durante la cena.


Las actividades académicas terminan el 20 de diciembre y la Cuatricentenaria suspenderá sus labores administrativas el 23, 24, 26 y 27 según la Resolución Rectoral  Nº 05595-R-13  y si a eso se suman los feriados, de calendario y a los decretados por el Estado, la universidad permanecerá cerrada hasta el 02 de enero del 2014.





Situación de los residentes universitarios



Ante el cierre del comedor, los más afectados son los residentes tanto internos como externos (los que alquilan cuartos a las afueras de la ciudad universitaria) que hacen uso de sus instalaciones. Hasta el momento no se sabe cuándo volverá a funcionar ya que las autoridades solo comunicaron su cierre, para realizar mantenimiento, pero no su reapertura.  Es así que hasta fin de año, los residentes tendrán que ingeniárselas para poder llenar sus estómagos.



El Comité de Prensa de la Residencia Universitaria se pronunció ante esta situación. <<Estamos en contra de esta acción por ser ilegal e ir en contra de los derechos estudiantiles básicos ya que el cierre del comedor produce que todos los estudiantes que hacemos uso del comedor universitario no tengamos la seguridad alimentaria necesaria no solo para nuestra formación académica, sino también para nuestra propia subsistencia>>.

 
Los residentes internos son alrededor de 200,
entre los pabellones A y B [Foto: Comité de Comensales]

 

Por su parte, la junta directiva del Comité de Comensales, el cual es un gremio que agrupa a todos los comensales para defender su derecho a una alimentación en dignas condiciones, también se opuso a la medida de las autoridades. <<Cerrar el comedor es atentar contra nuestro derecho a la alimentación, hemos visto que en los últimos meses se quiso implantar el “Nefasto Sistema de Turnos” que buscaba reducir las raciones, no lo han logrado hacer, gracias a la participación estudiantil. Ahora las autoridades pretenden cerrar el comedor argumentado que se tiene que realizar el “mantenimiento de las instalaciones>>,  mediante un comunicado.



Los comensales no se oponen al mantenimiento de las instalaciones del comedor, pero manifiestan que esta es solo un pretexto.  “Es una excusa para que el comedor deje de funcionar, por eso exigimos a las autoridades que se dé una solución que garantice nuestro derecho a la alimentación para el tiempo que esté cerrado el comedor”.



Asimismo la junta directiva denuncia al jefe de Bienestar Universitario, Gaudencio Yallicuna, puesto que- según ellos- el señor Yallicuna les manifestó que el comedor <<no atenderá todo el verano argumentando que el mantenimiento demorará y que en verano “no hay clases”. No podemos creer las sandeces que menciona el jefe de la Oficina General de Bienestar Universitario, al negar que en verano se impartan clases, cuando miles de estudiantes asisten a los cursos de verano que se imparten en las distintas facultades en la universidad>>



Durante los meses de enero, febrero y marzo del 2014 se llevará a cabo el denominado ciclo 2014-0 en la que las diferentes facultades se impartirán los cursos de recuperación y de adelanto. Además, en el caso de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas se impartirán las clases del Centro de Idiomas. Y de seguir cerrado el comedor miles de estudiantes no tendrán dónde alimentarse. El derecho a la alimentación que tienen los universitarios corre peligro.



¿Y los residentes externos qué?


También resultan perjudicados los que viven cerca de la Ciudad Universitaria, como en Pando, puesto que no pudieron acceder a la Residencia. Los llamados “residentes externos” hasta el 18 de diciembre podían ingresar a comer. Son alrededor de 200 sanmarquinos que están en estas condiciones, la mayoría viene de provincia. 


 
Al frente de la universidad se ubica Pando
donde los estudiantes alquilan cuartos [Foto: Google Street View]



<<De los 200 alumnos, unos 120 van al comedor. Muchos tienen solo el presupuesto para el alquiler de un cuarto que no es poco, se gasta alrededor de 200 soles, en un año son más de dos mil soles que para un estudiante universitario es bastante, por ello el comedor es fundamental>>, expresa Martín Torres, secretario general del Centro Federado de Letras y residente externo.



Martín señala  que la población estudiantil que vive en Pando está en constante crecimiento. “Siempre se mudan nuevos alumnos. Los residentes externos por cuestiones laborales y de otra índole van por temporada”, agrega.





Nueva Ley Universitaria: Bienestar Universitario para unos cuantos



El 09 de diciembre se terminó de debatir sobre la nueva ley universitaria. La Comisión de Educación aprobó el Dictamen del Texto Sustitutorio de la referida ley. Y uno de los capítulos, el XIV, trata las funciones que tendrá Bienestar Universitario. 

Comisión de Educación [Foto: Congreso]


Con la nueva ley, las autoridades universitarias no tendrán la obligación de prestar servicios de bienestar universitario, sino en la medida de sus posibilidades. <<Las universidades brindan a los integrantes de su comunidad, en la medida de sus posibilidades y cuando el caso lo amerite, programas o servicios de salud, bienestar y recreación>> detalla el artículo 126.


Lo que se diferencia con la actual Ley Universitaria que contempla acerca de Bienestar Universitario lo siguiente: Las Universidades ofrecen a sus miembros y servidores, dentro de sus posibilidades, programas y servicios de salud, bienestar y recreación, y apoyan los que surjan de su propia iniciativa y esfuerzo.



Asimismo  el Estatuto Universitario de San Marcos vigente especifica en el artículo 250 que  <<la Universidad propende a que los servicios básicos de bienestar (alimentación, médicos, vivienda y transporte) sean gratuitos>>.



En la nueva ley, sobre las becas y programas de asistencia universitaria, el artículo 127 señala que  en las universidades públicas <<se puede establecer programas de ayuda para que sus estudiantes puedan cumplir con sus tareas formativas en las mejores condiciones; procurando apoyo en alimentación, materiales de estudio e investigación y otros>>. 


De esta forma, se elitisa, lo que antes era un derecho para todos los universitarios como el acceder a la alimentación ahora con la nueva ley dejará de serlo, ya que pocos podrán acceder marginando a la mayoría.  


El comedor por dentro


En el semestre académico 2013-2, a diario los comensales de la Ciudad Universitaria tienen que hacer cola para acceder a una de las 1200 raciones que dan en el almuerzo (450 en el desayuno y 800 en la cena) según constata la OGBU en su página web, esta cantidad es insuficiente frente a una mayor demanda, puesto que varios se quedan sin comida, otro apenas alcanzan el denominado "menú frío" ( frugos, galleta y atún).  

La infraestructura del comedor universitario, a tres años de su remodelación, no se encuentra en las condiciones óptimas para atender a los sanmarquinos. Cuando la Contraloría llegó a San Marcos constató las deficiencias por las que atraviesa el comedor. Los alumnos para poder almorzar hacen su cola desde las 9am. 


 
La Contraloría inicia inspecciones en las universidades públicas [Video: Canal N]


´<<Hasta setiembre el Comité de Comensales podía ingresar a la cocina del comedor. Hasta donde pudimos ver que de las dos lavacharolas solo funcionaba uno, de las marmitas (ollas a presión) solo funcionaban dos, imagínate qué es cocinar almuerzo y cena con dos marmitas. No se utilizaban todas las cocinas a gas. El consumo de gas era moderado. Muchas veces las fuentes estaban oxidadas y no se encontraban muchos utensilios con qué cocinar>>, expresa Cinthia Anccana, exjunta directiva del Comité de Comensales en el 2013.

<<En verano del 2013, Bienestar dio 80 raciones en enero solo para los residentes internos. Ante ello, los comensales reclamaron para que aumenten las raciones. Es así que con presión y apoyo de muchos compañeros se aceptó que las raciones se aumente gradualmente. Es decir, la segunda semana se aumento a 120 raciones luego a mediados de febrero ya nos daban 300 raciones>>, argumentó la dirigente estudiantil.


Ahora mismo con el cierre del comedor "por motivos de mantenimiento" los comensales se encuentran en incertibumbre. Y en vista a las circunstancias actuales por la que atraviesa el comedor de la universidad más antigua de América con el dictamen de la nueva ley universitaria puede dejar de funcionar lo cual afectará a miles de estudiantes que carecen de poder adquisitivo para costear sus comidas.



A un año de la remodelación del comedor (2010), estas son las condiciones
en que preparaban las comidas en el comedor, las paredes con mohos [Foto: Comité de Comensales]


Montacargas del comedor. Hasta mediados del 2011, este había sufrido más de 20 caídas
aun así se sigue usando hasta el día de hoy, exponiendo la vida de los trabajadores.

[Foto: Comité de Comensales]





 
Top