Por Miriam Romainville

Carlos Tovar Samanez, más conocido como Carlín, es admirado por muchos al ser un agudo intérprete de la realidad nacional a través de sus inlustraciones. Las caricaturas que a diario publica en  La República están conformadas por trazos que expresan de manera concienzuda su opinión frente a los diversos acontecimientos que se dan en el país. Gracias a que formó un pensamiento crítico, influenciado por el marxismo, puede ver -como diría el recientemente fallecido Nelsón Mandela - “la situación fuera del prisma de las relaciones en blanco y negro”.

Su interés por la política despertó cuando él tenía aproximadamente once años. Y aunque en un principio no conocía a los políticos que estaban retratados en aquellas páginas periodísticas que llamaban tanto su atención, poco a poco los fue descubriendo y así aprendiendo. Las caricaturas políticas fueron para Carlos un primer acercamiento a un mundo que años más tarde aún sigue cautivando su atención. En la siguiente entrevista Tovar nos habla acerca de sus primeros inicios en la política, la influencia de sus padres y su experiencia en este campo.

 
Top