Apiario de la Facultad de Ciencias Biológicas de la universidad San Marcos 

La inseguridad una vez más se apodera de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Esta vez los estudiantes Karen Lavado y Alberto Torres fueron las  nuevas víctimas de la delincuencia dentro de la ciudad universitaria.

Los alumnos de la Facultad de Ciencias Biológicas sufrieron un robo a mano armada por tres hampones en el jardín botánico, a la espalda del Rectorado, cuando se dirigían al Apiario de su centro de estudios el 25 de febrero a las tres de la tarde. Les despojaron sus celulares, dinero en efectivo,  tarjetas de crédito,  entre otros objetos de valor, además de maniatarlos.

Sinsentido Crítico pudo conversar con Karen. "Nos arrastraron hacia la maleza y nos mantuvieron secuestrados por casi media hora para quitarnos nuestras mochilas, en un descuido pudimos escapar", expresa con indignación la sanmarquina.



VIDEO: Karen Lavado declara sobre el asalto
 que sufrió dentro de la universidad San Marcos 
(darle doble click para ver)

La estudiante de Genética reportó el asalto a los miembros de seguridad de su facultad quienes le indicaron que la zona colindante al jardín botánico, la huaca San Marcos, no era jurisdicción de la universidad sino del Instituto Nacional de Cultura por ello no se podía cuidar esa parte. Asimismo hizo la denuncia en la comisaría de Unidad Vecinal 3 que solo lo anotaron. También habló con la decana de la Facultad de Ciencias Biológicas que se comprometió a tratar el tema de la inseguridad en el próximo Consejo de Facultad.



Jardín Botánico, espaldas del Rectorado


La huaca San Marcas es una de los espacios representativos y abandonados de la Decana de América

Karen espera que las autoridades tomen cartas en el asunto para que más sanmarquinos no vuelvan a ser violentados de esta manera. Sin embargo, esta no es la primera vez que roban a alumnos en la Decana de América. Ya que en agosto del año pasado dos estudiantes de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas pasaron por lo mismo. En ese momento, la universidad no se responsabilizó por las pérdidas

En la Cuatricentenaria no existe un control de quienes ingresan  por parte de los vigilantes. Cualquiera puede entrar sin necesidad de identificarse, sin tener que presentar su carné universitario o su DNI. 

Por una parte, el Rectorado junto a  los miembros de seguridad se dedican a reprimir a los alumnos que se movilizan para reclamar por sus derechos como la reapertura del comedor, el aumento de los costos de los trámites administrativos y la derogatoria del reglamento de procesos disciplinarios. Pero por otra parte, no cumplen con una de sus funciones primordiales que es velar por la seguridad en el reciento universitario.



 
Top