Unos activaron sus botellas con nombres de perros,
otros con los apellidos de las autoridades

En agosto del 2013, una empresa del rubro de bedidas llegó a la universidad San Marcos en el marco de la campaña "Destapa tu efervescencia". Fue así que durante dos días decenas de estudiantes no solo hacían cola para almorzar en el comedor sino que también se formaban en filas para lograr que sus nombres aparezcan en las botellas de medio litro. 

No era la primera vez que una compañía visitaba la Decana de América para publicitar sus productores. Pero lo que llamaba la atención era que sus regalos estaban próximas a caducar, a escasos días de su fecha de vencimiento. Coca Cola no era la excepción y sus gaseosas un mes después dejaban de ser aptos para el consumo. En otra ocasión, en el 2011, Hugo "el que le puso leche al jugo" también llegó a la ciudad universitaria y varios sanmarquinos terminaron con malestares estomacales. Todo un negocio redondo: Realizan campañas en las universidades con productos que están por vencer o ya vencieron. 

Las mochilas de los estudiantes se llenaron de Hugo

Por el hecho de que las personas puedan preferir las cosas gratis, no les da derecho a las empresas que se aprovechen y traten de sorprender a quienes piensan que están de suerte, para convertirlos en sus clientes. Casi no se diferencian de aquellos políticos que en tiempo de elecciones se dirigen a los asentamientos humanos regalando un kilo de azúcar para conseguir votos.

Cabe señalar que las autoridades de esta casa de estudios permitieron el ingreso de estos productos poniendo en peligro la salud de cientos de alumnos. Ojalá que con la nueva Ley Universitaria no vuelva a ocurrir.
 
Top