Desde el miércoles 24 de septiembre hasta lunes 29 fue suspendido el servicio de transporte externo de San Marcos

Durante una semana los buses de la universidad San Marcos estuvieron con orden de captura. La casa de estudios adeudaba al SAT más de 435 mil soles desde el 2009. El servicio de transporte externo tuvo que suspenderse. Esta medida afectó sorpresivamente a más de 500 estudiantes y trabajadores.

Una medida cautelar de embargo llegó a la ciudad universitaria el martes 23 de septiembre. El SAT (Servicio de Administración Tributaria) notificaba a la universidad que sus doce buses no podían circular por las calles de Lima.

Al día siguiente, los buses solo transitaron al interior de la universidad. El servicio de transporte externo a Lima Sur, Norte, Este y Centro fue suspendido. Las autoridades no informaron a la comunidad sanmarquina de lo ocurrido ni cuándo volvería atender. Los más perjudicados fueron los estudiantes que a diario se movilizan con los popularmente conocidos como burros.

"El martes en la noche, el SAT comunicó que los buses no podían salir, había una orden de captura. Era la primera vez que sucedía", expresó desconcertado Celso Ibarra, jefe de la Oficina de Servicio de Transporte y Maestranza General. Agregó que era una deficiencia de la sede central (el Rectorado) que se debía corregir y cuestionó que "el Estado le cobre al Estado [la universidad]".

La deuda ascendía a S/.435,558,06 soles por concepto de arbitrios. Los buses con las placas EGQ690, EGN690, EGM679, EGN860, EGF956, EGF945, EGF881, EGF392, EGE156, EGB816, EGB815, EGO479 podían ser detenidos por la Dirección Nacional de Seguridad Vial de la Policía Nacional del Perú.


El bus con placa EGB816 es uno de los doce burros que tuvo orden de captura [Foto: UNMSM]

Para Miguel Blanquillo, jefe de la Oficina de Asesoría Legal de la universidad, se trató de una "falla administrativa" por parte del SAT, que el pasivo era menor. 

La Decana de América cuenta en el Centro de Lima con 49 predios repartidos en 903 mil metros cuadrados y valorizados en 4 mil millones de dólares, según un estudio realizado por Carrizales & Vidal (firma de abogados dedicada a temas de infraestructura y servicios públicos) anunciado por el rector Pedro Cotillo en febrero del 2013. Doce de ellos son utilizados por San Marcos. Otros son alquilados. Sin embargo, hay inquilinos que no pagan las rentas generando pérdidas a la universidad. Este déficit conllevó a que la Cuatricentenaria termine debiendo la cantidad señalada líneas arriba.

Llama la atención que la universidad compre dos buses para el servicio de transporte a fines del 2013 valorizados cada uno en 342 mil soles pero que no cumpla con sus deudas del SAT, dependencia de la Municipalidad de Lima. Y espere que le amenacen con embargar sus bienes muebles para que recién pague a último momento, el lunes 29 de septiembre.


EL burro con placa EGF956 es otro de los buses que estuvieron
a punto de ser embargados por el SAT [Foto: Gilmar Chávez]

Es necesario mencionar que entre 1996 y el 2007 la universidad San Marcos llegó a adeudar al rededor de 1.7 millones de soles a la Municipalidad de Lima por arbitrios e impuesto predial. En la gestión del rector Luis Izquierdo, el 2007, la Municipalidad aceptó condonar la deuda a cambio de la construcción del bypass Venezuela - Universitaria el cual recortaba más de 28 mil metros cuadrados de la universidad. Un año después, dicha obra derrumbó los muros perimétricos y provocó que los estudiantes salieran a defender su alma máter. 

Esta coyuntura no puede pasar por alto. San Marcos no debe cometer los mismos errores de años anteriores. En este caso, las autoridades incumplieron con sus funciones perjudicando la imagen de la universidad. Y terminaron afectando las labores que venía cumpliendo el Servicio de Transporte Sanmarquino a lo largo de 51 años.


El SAT notifica una medida cautelar a la universidad San Marcos 











 
Top