[Foto: José Cánepa]

En medio de disturbios y denuncias de fraude se vieron opacadas las elecciones estudiantiles para la Asamblea Estatutaria en la Universidad Federico Villarreal.

Faltando una hora para que culmine el sufragio donde los villarrealinos elegían a sus doce representantes ante la Asamblea Estatutaria con la participación de la ONPE, la casa de estudios cerró sus puertas debido al enfrentamiento entre los integrantes de las listas que postulaban y los estudiantes que promovían el voto viciado. 




Al promediar las cuatro de la tarde, un grupo de alumnos encabezado por Vanguardia Villarrealina ingresó al local de votación, ubicado en la cuadra tres de la avenida Colonial,  para boicotear las elecciones atentando contra las ánforas que fueron tiradas desde el segundo piso de la Facultad de Ciencias Sociales (pabellón B), aducían que el proceso electoral se realizaba en medio de un fraude. Seguidamente la revuelta se trasladó al exterior de la universidad donde hubo incluso heridos.



Media hora después llegó la policía para reestablecer el orden. Sin embargo, la gresca continuaba. Fue así que la policía impedió la entrada al recinto y las elecciones se paralizaron. Cientos de universitarios se quedaron sin votar. 

Además las elecciones en cumplimiento con la nueva Ley Universitaria empezaron con retraso, casi a las diez de la mañana, cuando estaban programadas para las nueve. Debían culminar a las diecisiete horas con 87 mesas instaladas para atender a 20,193 estudiantes en sus cuatro sedes: El local Central, la Escuela Universitaria de Postgrado - Ceprevi, Anexo 8 - Colonial y la Facultad de Odontología. 

La universidad suspendió las actividades académicas y administrativas hasta el jueves 06 de noviembre en todas sus sedes. Las elecciones para docentes será este miércoles 05 de noviembre.

En las redes sociales, los ataques y las adjetivaciones van de un bando a otro. A las dos agrupaciones aspirantes a la Asamblea Estatutaria, UNACE y Siglo XXI, la acusan de ser apristas (de pertenecer al Comando Universitario Aprista). En cambio, a colectivos como Vanguardia Villarrealina le imputan ser simpatizantes de Movadef. En este escenario de conflictividad, la representatividad política de las autoridades estudiantiles se ve mellada y la comunidad universitaria es la que pierde.





 
Top