Por Josué Orosco [Opinión]

En el Perú la inseguridad, la corrupción, el fútbol y la televisión basura están en el mismo plano degradante. Es oportuno decir que ya no es una ‘percepción’ sino una realidad tangible y concreta de que nuestro país se dirige al hoyo.

Por un instante me sentí identificado con la ‘Marca Perú’ y con la ilusión de que mi patria esté en vía de convertirse en un país más consciente, fraterno y de primer mundo. Pero saben, este escenario nacional me recuerda mucho a los 90, lo recalco: la inseguridad, la corrupción en las altas esferas, el fútbol y la televisión están en el mismo tacho de basura.

1. La inseguridad:

Quien escribe es uno más a quien lo cuadraron alguna vez o le metieron mano. Ya no importa en qué distrito vivas. En San Isidro también arranchan celulares y nadie sabe nada, de ello he sido testigo dos veces entre la Javier Prado con Navarrete (a una cuadra del edificio Westin). He sido testigo también de cómo quiebran las lunas de un auto en la Aviación para arranchar la cartera.

También sé de cómo le robaron a un conocido en la puerta de su casa. Y ni qué decir sobre los titulares que trasmiten los noticieros: “Cambista mata de siete balazos a delincuente”. La recomendación es la misma de siempre: no arriesgues tu vida, lo material se recupera. 

2. La corrupción:

Novedad no es que muchos se llenen los bolsillos. El gran problema es que exista una red corrupta y criminal en las regiones y sobre todo la que se pudre en el poder: el caso López Meneses y ‘La Centralita’ por ejemplo. Prácticas montesinistas que hasta ahora no se destierran.

¿Dónde están Rodolfo Orellana y Martín Belaunde Lossio? O sea, a quién pretenden engañar. A veces me pregunto quién fue el último presidente honesto.






3. El fútbol:

“Represento a la democracia del fútbol peruano”, dijo Burga. Dios, por qué no envías un meteorito y destruyes La Videna. No se puede ser tan cínico.

La única respuesta ante ello es que ser presidente de la FPF es lo mismo que ser congresista. Pero los verdaderos sinvergüenzas son quienes votan por Burga: al igual que el poder político, parece que el sistema dirigencial del fútbol peruano es una cloaca.

Por supuesto, no podemos olvidar a Reimond Manco como ejemplo paradigmático del fútbol nacional: indisciplinado y borracho, “forever”.

4. La "televisión basura"

Qué hicimos para merecer esto. El único canal digno de señal abierta es el 7. La justificación de la denominada televisión basura es que sus programas son de ‘entretenimiento’. Tendríamos que distinguir entonces entre la forma y el contenido. Ese es el problema, muchos programas de ‘entretenimiento’ no difunden nada provechoso o son realmente estúpidos, y las formas además son obscenas. Pocos son los programas a los que sí tienen el rótulo de entretenimiento. 

Además un caso emblemático de la televisión basura fue que la propia ONU criticara al programa de la Paisana Jacinta: "el programa es ofensivo, especialmente para las mujeres indígenas, y retrata una idea errada de superioridad de la cultura europea sobre la nativa bajo el disfraz de la comicidad"




La televisión importa y mucho porque es responsable de un compromiso social y cultural, que lamentablemente está siendo portador y transmisor de una nada. 

Posdata: 

De estos cuatro puntos, quiero agregar uno en especial. En mi Perú tampoco hay justicia. Imagino que no se han olvidado del Baguazo y ahora último sobre la muerte de un hombre en Cajamarca al tratar de no ser desalojado de su casa por la policía que fue cubierto por los medios internacionales, como el New York Times.



 
Top