[Foto: La República]


Esta semana la universidad San Marcos fue noticia. No por sus logros académicos y profesionales sino por un escándalo orquestado por el rector Pedro Cotillo donde los medios de comunicación fueron, una vez más, su caja de resonancia.

Debido al cierre del comedor en los meses de enero, febrero y marzo del 2015, el lunes 15 de diciembre por la tarde hubo una Asamblea General de Gremios donde participaron los centros federados de las distintas facultades para acordar cómo evitar la clausura del local.

Los estudiantes habían pedido en varias oportunidades al Rectorado información sobre el presupuesto 2014 y 2015 para el comedor de la ciudad universitaria, sin embargo, pasaban los días y la respuesta era esquiva. También se movilizaron internamente hasta en dos oportunidades para demandar que el comedor continúe funcionando en verano, a pesar de ello, las autoridades se hacían de la vista gorda.

La indignación se acumulaba entre los universitarios y fue así que decidieron realizar una medida de presión: la toma del Rectorado para el miércoles.

El martes 16 más de 500 sanmarquinos acampaban para alcanzar las raciones del tradicional almuerzo especial. Pero al llegar las siete y treinta de la noche los vigilantes intentaron desalojarlos. Una hora después ya no se permitía el ingreso a los estudiantes. Media hora más tarde repentinamente se cortó el fluido eléctrico en toda la universidad. Era así que las autoridades hostigaban a los alumnos, sin embargo, continuaban instalando sus carpas.

Al día siguiente se llevaría a cabo el almuerzo navideño donde se repartieron 3000 raciones de pachamanca desde las diez de la mañana. Paralelamente más de 100 alumnos se movilizaban rumbo al Rectorado para exigir que no se cierre el comedor. 




Fue así que a las once de la mañana los sanmarquinos intentaron tomar las instalaciones de la sede universitaria. Entraron y pidieron a los trabajadores que se retiraran del Rectorado pero los miembros de seguridad del rector respondieron con violencia a punta de palos, como están acostumbrados. En esa circunstancia los sanmarquinos se defendieron también con palos. Este episodio no lo quisieron registrar, estratégicamente, las cámaras de la oficina de imagen institucional que más tarde mostraría a la prensa solo los momentos donde los estudiantes aparecen como si fueran unos vándalos y los denominados "azules" los agraviados.



A las cinco de la tarde, una vez más ya no dejarían pasar a ningún estudiante y profesor. Luego de media hora se cortaría la luz nuevamente. Los más perjudicados fueron los cientos de alumnos que tenían exámenes y exposiciones finales.




Como a las seis, la universidad publicaba un comunicado en su página web donde indicaba que hubo actos vandálicos en el intento de toma de sus instalaciones por supuestos miembros de Movadef. Aunque en la Resolución Rectoral N°6242-R-14 cambiaron de versión, esta vez los vándalos eran presentados como "estudiantes".

Este hecho llegó rápido a las salas de redacción de los medios de comunicación y volvió loco a los editores que en un siantamen difundían la noticia "El Movadef toma el Rectorado de san Marcos" con una tendenciosa imagen incluída de Abimael Guzmán.


 

Era así que el rector Pedro Cotillo trataba de descalificar la protesta estudiantil al vincularlos con Movadef sin tener prueba alguna para tapar las irregularidades que hay en su gestión, tal como lo afirma el exministro y docente sanmarquino Nicolas Lynch, sobre todo su desacato a la Ley Universitaria 30220 donde la Decana de América era la única universidad de Lima que no convocaba a elecciones de Asamblea Estatutaria a pesar de haber transcurrido más de cinco meses de aprobada la Ley. Además no era la primera vez que Cotillo se hacía la víctima. Antes ya había organizado una marcha institucional por la paz en noviembre del 2012 para estigmatizar al movimiento estudiantil de San Marcos.

El jueves 18 por la mañana los alumnos daban sus examenes en los exteriores de la puerta 1. Esta escena de repetiría en el transcurso del día.

 

Los alumnos no se quedaron de brazos cruzados y desarrollaron un plantón el viernes 19 en la puerta 3 para deslindar con Movadef y denunciar al rector Cotillo: "Somos sanmarquinos y no somos terroristas", "Ni Cotillo, ni Sendero, San Marcos es primero". Los medios brillaban por su ausencia.

 


Hoy domingo a las ocho y treinta de la mañana el rector convocó a una conferencia de prensa donde anunció con cinismo que lograron reconocer a seis miembros del Movadef en la toma y que le entregaría al procurador antiterrorismo Julio Galindo la información necesaria para que hagan la denuncia respectiva.

Cabe decir que los estudiantes de la residencia han rechazado las acusaciones del rector Pedro Cotillo, asimismo han dado a conocer la falsificación de firmas por parte de su hombre de confianza, que tiene dos cargos (jefe de Bienestar Universitario y de Seguridad), Gaudencio Yallicuna, en la compra de víveres valorizado en 30 mil soles.





Datos:
 

1. A inicios del 2014 el comedor no atendió y los más perjudicados fueron alrededor de 400 alumnos, entre jóvenes que vivían en la Residencia Universitaria y los que alquilaban cuartos cerca al campus. Para sobrellevar esta situación prepararon ollas comunes en reiteradas ocasiones.

2. Para verano del próximo año está programado el ciclo 2015-0 donde los sanmarquinos podrán adelantar o recuperar cursos.


3. La última vez que los estudiantes tomaron el Rectorado fue en junio del 2012 en contra del Reglamento de Proceso Disciplinario.

4. En San Marcos, Movadef no tiene ninguna representatividad. Su presencia no sobrepasa los treinta miembros de más de 30 mil sanmarquinos.
 
Top