Durante la administración de Gaudencio Yallicuna, jefe de la Oficina de Bienestar Universitario, el comedor de San Marcos dejó de funcionar el 19 de diciembre del 2014. Esta medida afectó en un primer momento a los estudiantes de la Residencia Universitaria y a los alumnos que alquilan cuartos cerca del campus.

Esta no era la primera vez que cerraban el local, ya que en verano del 2014 el comedor no atendió por casi tres meses. En aquella oportunidad, las autoridades no dieron a conocer las razones y los universitarios prepararon "ollas comunes" para afrontar la problemática. Posteriormente se supo que se debía a una recomendación de la Contraloría de la República para que se haga un mantenimiento.



Hace más de una semana los sanmarquinos se volvieron a organizar para que el comedor vuelva a atender lo más antes posible. Es así que realizaron una movilización interna rumbo al Rectorado el 14 de enero.

La respuesta del nuevo jefe de  Bienestar Universitario, Walter Ugarte Casafranca, que reemplazó a Yallicuna en vista a que este atraviesa una denuncia por falsificación de documentos en la compra de víveres para los comedores, ante la presión de los comensales fue anunciar la reapertura del comedor para el 02 de febrero, tanto en la Ciudad Universitaria como en Cangallo.

En el comunicado publicado en la página web de la OGBU, señalan que el cierre del comedor se debió a trabajos de mantenimiento que incluyen "pintado de los techos del área de cocina con pintura hidropónica, la reparación de las cocinas industriales, las marmitas y de los calderos". Además indican que durante este lapso solo los alumnos becados de la residencia recibieron las raciones del desayuno, almuerzo y cena.

Es necesario mencionar que en los meses de verano, en la Decana de América está programado el ciclo académico 2015-0 donde miles de estudiantes adelantan y recuperan cursos. Al margen de su condición económica, tanto la educación como la alimentación es un derecho estipulado en el actual Estatuto Universitario. 
 
Top