Esta semana la Sunedu hizo público un informe sobre el caso  de los representantes estudiantiles de la Asamblea Universitaria que viajaron a Harvard entre abril y junio del 2017, como parte del programa "Sanmarquinos para el Perú" impulsado por el Rectorado.

La Dirección de Supervisión de la Sunedu halló una incompatibilidad de funciones de los "líderes proactivos" de la Asamblea Universitaria con el referido programa ya que el artículo 104 de la Ley Universitaria N° 30220 establece que los representantes de los alumnos no deben sacar ventaja de sus cargos ni recibir concesiones.

"Los representantes de los órganos de gobierno no deben aceptar, a título personal o a favor de sus familiares, hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad, subvenciones, concesiones, donaciones y otras ventajas de parte de las autoridades y promotores universitarios", señala el informe N° 185-207-SUNEDU/02-13.

La Sunedu también detalla que las autoridades no deben ofrecer ventajas ni concesiones. "Las autoridades universitarias y promotores no hacen entrega de alguna ventaja, subvención, concesión o donación, a los representantes estudiantiles en órganos de cogobierno, otorgado directamente a dichos estudiantes o sus familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad".

El informe ha sido remitido a la Dirección de Fiscalización y Sanción de la Sunedu para que actúe dentro del marco de sus competencias.


El otorgamiento de ventajas de las autoridades a los representantes estudiantiles es una práctica política que viene de años atrás. El objetivo de tales prebendas es lograr un mayor respaldo al momento de la toma de decisiones en los órganos de gobierno, en los Consejos de Facultad, Consejo Universitario y Asamblea Universitaria.

La iniciativa del rector Cachay, donde se han favorecido los asambleistas, es irregular e ilegal  aunque él ha señalado que solo se trató de un "error". Esperemos que la universidad no sea perjudicada.

 
Top